Estimular la Creatividad a través de los sentidos: la audición

Usamos nuestros sentidos todos los días, pero no tomamos el tiempo para obtener más de ellos. 

Tenemos que recordar que la descripción de un lugar, un sabor, un olor, un sonido, una sensación es muy importante en la narración para que el lector se crea que esta allí en ese lugar degustando esa comida, que escucha la música… Esto nos ayuda grandemente a traer a la vida los personajes de nuestras historias, la descripción del ambiente que les rodea, el olor de un perfume o la comida…

¿Cómo podemos lograr estimular nuestros sentidos? Fácil, con ejercicios de practica sencillos que te obliguen a poner tu memoria, que lo tiene todo guardado en tu cerebro, a trabajar y ha realizar descripciones de lo que escucha, ve, siente o toca, huele, y saborea. De esta manera cuando llegue ese momento de una descripción en particular en tu narración, fluirá con facilidad y no te encontrarás en la búsqueda de las palabras acertadas para traer a la vida la descripción.

Hoy empezaremos con la audición.


La audición

audición

“La discriminación auditiva: se relaciona con la habilidad para reconocer, diferenciar, sintetizar y recordar sonidos.

Es susceptible de desarrollo mediante el ejercicio y la práctica.

Nuestros oídos juegan un papel principal en la estimulación del cerebro. El Dr. Alfred A. Tomatis afirma que escuchar, no oír, es la función primaria del oído. Oír es un proceso pasivo, escuchar es un proceso activo que requiere un uso adecuado del oído. Escuchar es tanto la habilidad de captar información.”

Texto extraído del documento “Despertando sensaciones”, del Grupo de trabajo del C.P. de Educación Especial nº 1 de Valladolid.

Estamos  rodeados por ruidos y diferentes sonidos diariamente, estos se convierten en algo natural en nuestras vidas. Sabemos que un carro se acerca al cruzar la calle, porque estamos acostumbrados a ese sonido. Se nos hace fácil reconocer las olas del mar y diferenciarlas de las corrientes del río. Respirar profundo cuando la brisa suave hace que las hojas de los árboles dancen elegantemente.

Podemos reconocer cientos de sonidos, diferenciarlos, pero ¿qué sentimientos traen a nosotros estos sonidos? ¿Cómo somos capaces de hacerlos transcender del mundo real y captarlos en el papel? Muchas veces no podemos, se nos hace difícil describirlos y debemos hacer una pausa en nuestra escritura para volver a conectarnos con nuestros sentidos para poder escuchar, relacionar y realizar una descripción.

La cita arriba nos hablaba que escuchar es estimular el cerebro, y eso es algo que debemos realizar a la hora de ponernos a crear. Como escuchar es la habilidad de captar la información y filtrarla, eso es lo que vamos a hacer.  Vayamos a escuchar los sonidos a nuestro alrededor y a capturarlos. Por ejemplo, que sentimientos nacen en nosotros, las ideas, los recuerdos que emergen en nuestra mente al escucharlos. Los sonidos también traen con ellos historias ocultas


Escuchemos

Ejercicio de la audición

Def descripción
Definición de “Dime que ves

Para realizar este ejercicio vas a escoger un lugar para estar. Ya sea el patio de tu casa, enun parque, frente a la playa. Escoge un lugar que se escuchen los menos sonidos posibles. Donde no haya mucho tráfico, una multitud de personas. No vas a oír, vas a escuchar atentamente los sonidos a tu alrededor. Te vas a concentrar en un solo sonido. Lo internalizas por varios minutos y luego escribes o dibujas. Recuerda, describe el sonido, qué sentimientos nacen en ti a causa del sonido, a qué te recuerda, una memoria… Haz esto de 5 a 10 minutos. Repíte el ejercicio 3 o 4 veces en la semana y ve aumentando el tiempo o como te sientas mas a gusto lo puedes dejar en 10 minutos. Cuando lo repitas, cambia de lugar, de ambiente para que descubras y describas nuevos sonidos. Lo importante es que te des la oportunidad de estimular la creatividad al escuchar. Ahora ve y diviértete, date amor. 

Al terminar, guarda lo que escribiste y léelo con calma al otro día. Disfruta lo que escribiste. Pregúntate si la descripción que hiciste te hace recordar el sonido. ¿Que mejorarías de esa descripción? Juega con las palabras y déjate llevar por ese primer escrito y reescribe.


Cualquier pregunta o duda, envíame un mensaje. Estoy aquí para ayudar. Ah! No tienes que compartir lo que escribiste. Pero si deseas compartir fotos de ti realizando tu actividad, no olvides utilizar el #estimulalacreatividad y me pones un tag en instagram. Me encantaría verlos. Anima a otros a hacer estos ejercicios que, son sencillos, pero enriquecedores y con la práctica continua verás los resultados. Hay que ser consistentes y practicar para crecer. Nos vemos, un abrazo.

Ella nos tragó: una vivencia del huracán María

 

Silente salió de su cauce en la oscuridad nocturna para apoderarse de cientos de hogares, de mi hogar. Una mezcla de ansiedad y coraje se anidó en mi ser al ver lo que se aproximaba y yo, que estaba en mi lista de prioridades y nunca hice, no estaba preparada para su venida. El terror rasguñaba mi pecho en cada latir, la observaba perpleja, “Todo va a estar bien, con calma,” me dijo mi madre. Entré y le expliqué a mis hijos lo que ocurría mientras buscaba la escalera para bajar las maletas.

Una voz me dictaba lo que debía hacer no dejando que la ansiedad me detuviera. Mis hijos, tan asustados como yo, estaban enfocados en mis directrices mientras mi esposo y mi madre movían las guaguas a un lugar seguro. Guardé lo material de importancia, hice maletas, pusimos la gata en su casita con su comida, y junto a mi familia le hicimos frente a sabiendas que pasaremos por ella, pero ella ganaría la batalla.

Cerca uno del otro íbamos en fila, mi esposo al frente cargando al pequeño en su brazo izquierdo y en el derecho la gata. Le seguían de cerca mi madre, mi suegro y mi hija, quienes, cargados con bultos y maletas, se sumergieron en su cuerpo líquido. Sin pensar en lo que había en su interior, mi pie se sumergió en su frialdad y podredumbre. Mientras más avanzaba, su nivel sobre nosotros escalaba hasta llegar a la mitad del torso. Nuestro movimiento le hacía hablar y creaba ondas que se exparsían sobre su superficie y chocaban con la basura flotante y los escombros dejados por el temporal. El deseo latente de sobrevivencia nos empujaba a caminar. En la garganta el taco de la tristeza.

Nuestro tramo fue corto. Salimos de su fauce cargando no solo nuestras pertenencias, sino su líquida esencia en nuestra vestimenta y piel. Las miradas de los vecinos estaban clavadas en ella a la espera de su no deseada cercanía. La incertidumbre marcaba sus rostros como marcó el mío minutos atrás.

Por entre ramas de un gigantesco flamboyán arrancadas sin piedad por los vientos ciclónicos, caminamos con precaución y ligereza hasta el estacionamiento del banco donde las guaguas fueron estacionadas por mi madre y esposo. Respiré un poco aliviada, mas al mirar mi hogar al otro lado de la calle me di cuenta que ella estaba cerca de nosotros. Nos acecha como si deseara devorarnos. Era una advertencia de no mirar atrás, de no regresar a lo que ahora era parte de su dominio.

Marcados, marchamos a buscar una seguridad incierta atravesando la 167 que estaba bloqueada en parte por tendido eléctrico, árboles caídos y agua. Cerca del destino las luces añiles alumbraban la oscuridad a la distancia. Al llegar me bajé, subí las escaleras con llave en mano. Toqué a la puerta, le llamé con desespero tratando de encontrar la llave. Madrina, soñolienta, abrió sorprendida de verme.

“Se inundó mi hogar,” le dije.

“Vengan,” dijo, “aquí van a estar bien.”

Sin embargo, las noticias de que estaba cerca a nosotros y tal vez debíamos desalojar, mató cualquier sentimiento de seguridad. A donde ir se formulaba en mi mente a cada segundo. Mi madre, mi madrina y mi esposo verificaban qué debíamos hacer. A la espera calmaba a mis hijos y escuchaba la radio que daba noticias de que mi urbanización ella se la tragaba y había personas atrapadas en los techos de sus hogares. ¿A dónde ir?

“Nos quedamos, pase lo que pase. Si llega, subimos al tercer piso, pero no voy a sacar a mi familia a buscar un sitio seguro como están las calles de devastadas.”

Las voces maternas se hicieron eco de su determinación, “No nos vamos, eso no va a llegar aquí.”

Vertimos lágrimas copiosas a la realización de lo que pudo ser para nosotros de no darnos cuenta a tiempo, de no tomar decisiones de tener en nuestro hogar a nuestros seres queridos al no darle otra opción antes del devastador evento atmosférico. Esa, y cuatro adicionales, pernoctamos en techo ajeno, pero familiar a sabiendas que cientos no corrían la misma suerte.

Tres días después, fuí a reclamar mi hogar que ella finalmente abandonó y comenzar a borrar las huellas que dejó tras su paso. Al mirar habitación tras habitación, me doy cuenta que aún hay para continuar sin comenzar desde cero. El taco en la garganta se anidó, deseo llorar, pero me aguanto. No tengo derecho alguno de quejarme, ninguno. Traigo a mi mente las miles de personas que lo perdieron todo y miro el toque amargo que me tocó vivir. No tengo derecho alguno de quejarme, ninguno. A pesar de lo perdido, tengo cuando otros no tienen. Tengo y por lo tanto no he perdido. Todo lo contrario, ella nos azotó y nos obligó a caminar un sendero que nunca hubiésemos escogido por miedo a lo incierto. Uno que reeducó nuestra forma de ver nuestra sociedad y a valorar lo que tenemos. Todo comienza en casa, así que comenzamos a caminar ese nuevo sendero con mapo y cubo en mano.

Estimular la Creatividad a través de los Sentidos: la vista

El jueves pasado en nuestra primera parte de Estimular la Creatividad a través de los Sentidos, conversábamos sobre el sentido de la audición. Durante esa semana salimos a explorar el mundo y a escuchar los sonidos que este nos ofrecía. Tomamos nuestra libreta y en ella escribimos las descripciones de los sonidos que escuchamos.

Read More

3 armas de creación masiva o las herramientas de un escritor: #1 La música

Soy fanática de la música original de las películas, en especial de esas que me conmovieron, me robaron el corazón, llamaron mi interés.  ¿No lo eres? Son películas que llegan al alma y encienden esa chispa creativa al instante. En mi repertorio soy dueña de varios como Troy, Amistad, Armagedon, The Red Violin, Nothing Hill, entre otros; pero mi favorito lo es Braveheart y cuando escucho alguna de sus canciones, todo se detiene. Read More

Serie La vida cotidiana de una escritora: #1 La Rutina

 

Me cuesta levantarme por las mañanas. La alarma del despertador del celular sobre la mesa de noche, suena con su música sonora anunciando la hora de despertar. Sin embargo, mi dedo se posa sobre la pantalla dactilar justo sobre el botón rojo y le desliza hacia el lado contrario para enmudecerle. Como de costumbre, vuelvo a cerrar mis ojos hasta que minutos más tarde la habitación es alumbrada por completo. Mi esposo prendió la luz y de igual modo hace con la del cuarto del nene, quien se levanta con sábana en mano y se mete en mi cama. Papá termina de prepararse para ir a trabajar y llevar a la nena a la escuela. Ella se levanta a las 5:30 am y se prepara para su día escolar, para la hora que me despierto ya ha desayunado. ¡Qué bendición que mi hija sea independiente! Read More

Benigno Lorenzo Méndez: Padre / Víctor Lorenzo Bolívar: La fuerza de una familia

“Actualmente resido en Cáceres, la cuna de los conquistadores y el origen de mi familia paterna, velando por mis semejantes. Sin olvidar a mi familia materna de la regia Ávila castellana, cuna de leyendas y gestas.”

Nacido en 1967 al final de la década dorada, en el rudo y verde norte, en la pequeña urbe de Bilbao, a orillas del Cantábrico, Benigno Lorenzo Méndez se inspira en sus propias raíces y nos contagia con su amor paternal con su poema Padre. Un detalle muy peculiar es que Benigno, invitado de Carol Torrecilla, comparte la tarima de Mink con su hijo Víctor Lorenzo Bolívar. 

Padre

Vi la luz en tus ojos
Al mismo tiempo que tú.
Sentí tu frío
Y mis brazos te cobijaron.
Tu llanto se calmó
Con mi contacto.
Supe que nada sería igual,
Supe que mi vida
Tenía un nuevo sentido,
Supe que tu destino
Por mí sería construido,
Supe que tus pasos,
Por mi serían seguidos.
Me dedicaste
Una de tus primeras palabras.
¡Papa!
Guié tus primeros pasos
Y aún hoy me tienen en vilo.
Vi en tu rostro
Alegrías y penas,
Viví contigo
Tus juegos y quejas.
Creciste conmigo,
Seguro de ti,
Amado y querido.
Vi en tus ojos
La mirada de los míos.
Nació tu hijo,
Mi nieto
Y lo viví.
Con la misma pasión,
Que lo viviste tu mismo.
Cuidé de tu descendencia
Que es la mía misma.
El trabajo te apartó de ellos
Como a mí me apartó en su día.
Fue mi padre
Quien de ti cuidó
En mis ausencias,
Fui yo
Quien veló las tuyas,
Cuidando de mi nieto,
Como de ti mismo.
No me valgo hoy,
En el otoño de mi vida
Y eres tú quien me cuida,
Como lo hiciera yo,
Con mi padre aquellos días.
Ser padre nunca se olvida
Tres veces sucede,
No hay conciencias dormidas.

©Benigno Lorenzo. Todos los derechos reservados para el poema Padre.


“Durante mi vida los acontecimientos positivos y negativos me han hecho madurar más deprisa que al resto, debido a la desgraciada separación de mis padres que marcó mi vida. Ahora de la poesía saco la forma de manifestar lo que siento y por medio de la música alegrarme en cada momento malo o bueno y poder cumplir mis objetivos.”
 

La fuerza de una familia

A los que valen mucho, y
nunca se rinden en la vida y son positivos.
Aunque caigan cien desgracias nunca se les puede vencer;
de esos somos pocos, pero con fuerza y voluntad,
hasta en tiempos oscuros seguimos dando luz y esperanza
a este mundo, a nuestros seres mas queridos.
Y estoy orgulloso de pertenecer a esta familia tan
extraordinaria. Gracias.

©Víctor Lorenzo Bolívar. Todos los derechos reservados para el poema La fuerza de una familia

The Weekly Photos Challenge inspired by my Vacation

Vacation. I have been on vacation… Yes, like the saying states: “I need a vacation from this vacation”. But, in the mist of all I have taken some nice pictures to get me inspire, to have lasting memories for my kids and many life lessons. Life is a constant educator for each of us and it has taught me a lot of myself and others who might read this or might not. Don’t worry, this is not a melancholic post, rather one to let go and share.

Sharing is what’s all about with the Weekly Photo Challenges and I’m here to share the photos from my vacation using the pasts challenges posts I’ve missed. So let’s start from the beginning…

Fleeting:

My son and his Godmother at Wekiva Springs

My kids at Sea World

Movement:

My son trying to fly like a Pterodactylus

A dolphing after his jump at Sea World

Dreaming:

Statues of the child Jesus with his father Josehp at his carpenter workshop, taken in Virgin Mary Queen of the Universe Church

Vineyard at Winery Lakeridge

Hiking trail at Wekiva Springs

Inside:

This is a photo taken by my five year old son. It is the inside of a wine bottle at the Winery Lakeridge. He took over the photographing while I was munching on some free samples. Very clever!

Bernice Sosa-Izquierdo: “Resucita” and “Untitled”

East New York, Brooklyn, NY native Bernice Sosa-Izquierdo has been writing since childhood, but spent most of her years writing in a vacuum.  She is a current contributor for Pa’lante Latino and has recently been published in Letras II (an online literary publication at Hunter College’s Center for Puerto Rican Studies).  Sosa-Izquierdo has further shared her words at various open mic events throughout NYC (including the legendary Nuyorican Poet’s Cafe) and Long Branch, NJ.  The mother of two recently had the honor of sharing her work in the First Annual New York Poetry Festival (NYPF) representing Capicu Poetry and Cultural Showcase. 

To read more of her work, please visit:

Pa’lante Latino

CentroPr


RESUCITA

El abandono cae pesado:
Con la misma fuerza que el granizo
sobre el cranio delicado
de un recién nacido
sin protección.
Las palpitaciones de corazones descuidados
multiplican con cada tragedia orquestada tras el odio –
y paran, abruptamente, por la misma razón.
Almas perdidas
requieren brújula guiadas por espíritu;
pero tras conquista
muchos hemos perdido la fe.
Para muchos, el amor propio se esta convirtiendo en fantasía lejana
acompañando por auto estima y respeto propio.
Fall to your knees only to reconnect with the center that is your essence.
Embellish the fear,
surrender
and shape shift restricting thoughts and emotions
responsible for stunting personal evolution.
Let us cease butchering our souls
and the souls of our future
with misleading rumors que nuestra condición
es por nuestro bien.
¡Arranquemos del hipnosis!
Reclamemos lo que nos pertenece,
negando que nos sigan robando nuestro valor.
Nos unimos, educadamente, creando un tsunami
de conciencias despiertas.
Nos bautizamos, nuevamente, en la riqueza
de la historia de nuestros descendientes.
Agarremos nuestra cultura por el corazón y lo aseguremos,
reawakening the resilience of our ancestors.
¡Cortemos las sogas y dejemos de ser marionetas!
Sangremos orgullo potente.
Honoremos un pacto para rechazar palabras vacías –
mentiras perfumadas en aromas floreadas –
consiente que aun las rosas mas preciosas contienen espinas.
We are not destined to become statistics.
We are rich in our contribution to world history.
We must end loathing self-medicating habits
that have and continue to aid the rape of our land and our people.
We must free and set free
by first turning in.
Jamás olvidando como caímos por lo que nos hicieron pensar,
lo que nos hicieron sentir;
como nos dejamos abandonar,
como nos dejamos morir.
Mata, cariñosamente, el silencio amargo que consume tu ser
y dedicate a sobrevivir.
Resucita Boricua
que tu dulce aliento hace falta.
Resucita Boricua
que tus sacrificios positivos no fueron, ni son, en vano.
Resucita Boricua
que en este mundo, nos necesitamos.
Resucita Boricua
porque si no, en cenizas quedamos.

Untitled

Embrace me like
Elementary school crush
Pure hearts
I got your back, you’ve got mine
Forever.
Like high school sweethearts
Hopelessly devoted to illusions of happily ever after.
Like rekindled pasts
Meeting half-way
Embarking on another journey
You and me: Part Deux.
Like no strings attached
Stand tall, stand strong
Individually and together
Our own masters –
Marionettes have no place here.
Cherish me
Pierce my heart
Return my voice,
Apologizing without warning.
Reach for my soul through deep eye gaze
Beyond unkept face and wild hair
Still seeing ME.
Challenge me like
Child birth lacking epidural effect
Like logic converses with irrational
Like soft deep tones massaging overactive brainwaves
Lulling tension to sleep.
Enchant me like
Surprise Mariachi birthday serenade
Like
Unexpected private Tango lesson
Celebrating anniversary.
Bond with me
In spontaneous cross state drive.
Over wishes made to sunroof sighting,
breathtaking comet shooting star with rainbow tail.
During meteor shower well past midnight
Witnessed on a frigid park bench
Hoodies, goose downs and mist of amazement.
Excite me like
Red moons,
Eclipses,
Romantic snowstorms,
Fourth of July fireworks on the bay before
Getting caught in the rain.
Like 10 days, 10 nights
Jamaica island mischief.
Like 8 day Spain/Italy adventure: 5 planes, 4 trains, 5 boats and countless stories later.
Love me like
Ear on a steady heartbeat,
Warm kisses strategically placed in gentle patterns
Creating unadulterated waves of euphoria.
Like rekindled pasts
Meeting half-way
Embarking on another journey
Like
You and me: Part Deux.
Inhale my testament,
Collaborate with me in word as you do in life
Penetrating me as only you can.
Ride my syllabic rhythm to the base of intertwined hearts
And:
“Remind me like
Bruno and the sweet voice of our son
That, in every way that matters
I am amazing, perfect and beautiful
Like
The secret knowledge we share
That, whether in this life or the next
You would be ready to battle, love and live by my side
All over again
Te Adoro!”

©Bernice Sosa-Izquierdo “Untitled” and “Resucita”. All rights reserved.