Se paga adelante (1): Mi carta blanca

Con este verso, “devuélvele a la vida esa sonrisa infinita que tanto se merece” pago adelante con agradecimiento la ternura de seguir mi rincón cibernético y comparto la entrada del blog, un más bien un poemario cibernético, Mi Carta Blanca: Lluvia. Un poema para levantar el espíritu en momentos de tristeza, un recordatorio a sonreír. ¡Y sonríes cuando llegas a la despedida!: “Att. con mucho amor“. Una despedida sencilla que evoca ternura y te da a conocer que el ser que escribe estas palabras habla desde la profundidad de su alma y solo tiene deseos hermosos para ti.

En el enlace “¿Por qué?” nos dice que “Sin saber cómo ni porque la poesía llego a mí”. Sin embargo, tres versos más abajo contesta la interrogante: “Por ser un alma libre y por querer vaciar mi corazón en una hoja de papel.” Cuando la palabra escrita te seduce, no hay de otra que dejarse seducir. Convertirla en un estilo de vida como ha hecho Mi Carta Blanca.

Te invito a darte una vueltita por Mi Carta Blanca y deleitarte por unos minutos de buena poesía.

PS: Este es solo el primero de una serie de agradecimientos a esos que han tomado el tiempo de visitar y seguir mi blog. ¡Pendientes, que vienen más! Y de antemano, gracias desde lo profundo de mi alma. Un abrazo.

Nos leemos pronto,

A.R. Román

Enrique Jiménez: Río Piedras / Zamanta de Jesús: Todo se vuelve una confusión

Su trabajo está cargado de imágenes impresionantes. Cual si se tratase de una secuencia de fotos, dichas imágenes de forma abierta y sin censura, muestran la parte más oscura del alma. Y es que en sus propias palabras: “La poesía debe ser una celebración del ser humano en una forma integral”, incluso revelando lo más escondido de la psiquis. De esta manera, toma el movimiento romántico del Medioevo y lo combina con la cultura popular moderna, dándole forma en un lenguaje sencillo, a una celebración del ser humano muy peculiar. Dicha celebración en los versos de Jiménez, se convierte en un carnaval gótico profundamente influenciado por escritores como Poe y Mata, en donde el dolor, la muerte e incluso el humor negro, se convierten en sus temas principales.


Rio Piedras

Rio Piedras
Que bueno es verte, en este oscuro y lluvioso noviembre.
En una plaza incierta con la memoria fresca.
Décadas de vivencias, vivencias contadas y las que viví de cerca.
Y desde la acera…
Oh, Rio Piedras querida quien te ve y no te recuerda.
Las historias de mi padre de lucha y sangre.
De una academia centenaria donde se dispararon con piedras y plomo.
Donde las botas de charol marcharon a su antojo.
Y desde el antiguo ROTC…
Oh, Rio Piedras querida quien te ve y no te recuerda.
Una explosión que causó conmoción.
Recuerdo los segundos inquisitivos en el salón.
La noticia de lo sucedido sacudió nuestra razón.
Pues yo caminaba por esa calle todas las mañanas, temblaron todas las ventanas.
Y desde la iglesia la Milagrosa que usaron como morgue…
Oh, Rio Piedras querida quien te ve y no te recuerda.
Las madrugadas en las tabernas.
Los vagabundos grandes sabios de los pisos y de las esquinas.
Entre insomnios desde el Boricua al Ocho de Blanco, alcoholizados en nuestras alegrías.
Y desde Santa Rita…
Oh, Rio Piedras querida quien te ve y no te recuerda.
En esta ciudad nació y creció mi Padre, mi primer beso, donde entendí la malicia, mi primer cigarrillo, Mi primer tatuaje, donde me asaltaron por tres pesos, mi primera obra de teatro, donde escribí mi primer poema, mi primera batalla.
Oh Rio Piedras… te quedaste con mis sueños y esperezas.
Tenías escudo y Bandera.
Todavía tus calles me esperan.
Y desde la calle Arismendi…
Oh, Rio Piedras querida quien te ve y no te recuerda.

©Enrique Jiménez para el poema Río Piedras. Todos los derechos reservados.



Esta poeta puertorriqueña se categoriza como una chica amplia y eso ha influenciado grandemente a su percepción en cómo expresa su prosa. Desde pequeña la literatura la tomó por “rehén y no me ha dejado ir. Tengo un hermoso hijo llamado Christopher (en honor a Christopher Robin de Winny the Pooh) y llevo casada once años a un hombre maravilloso que aunque en varias ocasiones no entienda mi poesía, apoya grandemente el desarrollo de ella.” Los temas que más explora en su poesía son el erotismo por parte de una mujer sexualmente dominante y el existencialismo.


Todo Se Vuelve Una Confusión…

No he soñado últimamente
Le huyo a las palabras que persisten en…
Las emociones que abarcan mi puerto
He empezado el libro y se me acabaron las páginas

Ya no se, que decir,
Me quedo callada o grito en silencio
Porque el exigir es un fracaso
y la esperanza una pérdida de tiempo.
Los días pasan y el miedo ya no reside en mi
Apatía que marcha en conquista de mi existencia
Todo se vuelve una confusión de noches y días
Ya no distingo los días y meses, pronto serán años
Tantas palabras y proclamaciones de fuerzas y amor
Cerraste mi libro sin pensarlo dos veces, solo fui
Un parpadeo en visión, peón sacrificado en jugada planificada
Es hora de reconocer las heridas
El momento de ver si me quedan refugios en mi mente.
Siendo devorada en la meseta de tu voz…

No; he soñado últimamente
Le huyo a las palabras que persisten en…
El vacío que adopta mis sueños
Entre musa y tinta he la raíz de mi pelea y condena
Observo que ha comenzado el libreto, pero, aún no tengo mi voz.

©Zamanta de Jesús para el poema Todo se vuelve una confusión. Todo los derechos reservados.

Tayro Alberto Pimienta “Oración Angelical de Navidad”

ORACIÓN ANGELICAL DE NAVIDAD

Ángel que me inspiras…
Astro que me orientas…
Lucero que me iluminas…
Mensajero que anuncias…

Tocas mi corazón
con el aura de tu amor,
sintiendo que el Señor
es mi Padre y Redentor.

Me brindas protección
contra peligros y males,
destruyendo al enemigo y
alejando mis pesares.

Estás en los cielos,
sumergido en los mares,
bajo las montañas y
en todos los lugares.

Le indicaste a Melchor,
a Gaspar y a Baltasar,
los Magos de Oriente,
hacia donde viajar.

Espíritu Celeste,
enséñame a José
el humilde carpintero
que Dios supo escoger.

Arcángel San Gabriel,
acércame a María
para que Sus gracias
sean por siempre mías.

Estrella de Belén,
guíame a Jesús
quien para salvarnos
se sacrificó en la cruz. Amén.

A través de ésta oración que compuse guiado por el Altísimo, les deseo una Feliz Navidad y un prospero año nuevo…
Con toda mi alma y corazón, Tayro Alberto.

~Tayro Alberto Pimienta ©


 

 

TAYRO ALBERTO PIMIENTA CORREA, nació el 7 de Noviembre de 1977, en la ciudad de Santa Marta, Colombia, es abogado de profesión y especializado en Derecho Penal, labora en la Fiscalía General de Nación y fue Juez de la República. Actualmente es Docente Universitario. Le gusta leer, escribir, pintar y escuchar música, todas las artes en general, además práctica deportes como la natación, el atletismo y las pesas.

e-Mail: tayroalberto@hotmail.com

 


A cloud

Gray and dense,
stands tall like a column
of smoke crowning the
town with its presence.

Ghost from the past,
rises where once one stood.
Haunting from the sky
those that lay unprotected
below, in a moment still
fresh like rain drops
alive in the womb of
the gray and dense cloud.

Small and insignificant,
compare to the one from the
time of old, still a presence
of authority profuse from
its cloudy shape as if to
worn not to forget.

 

 


Entierro

R.I.P. por Rafael A. Rodriguez

Te enterraré bajo palabras.

Al lado de una catatumba donde

yacen los minutos pasados.

Los marcados con indiferencia;

perfumados por la desolación;

aquellos sin apoyo;

los de espera paciente por acción.

Bajo las palabras te enterraré.

Junto a las conversaciones mudas

y los momentos no valorados.

¡Más puede un bastón!

Más la paciencia es corta, se agota.

Sigo añadiendo minutos al féretro

mientras el presente pasa.

Te enterraré bajo las palabras

que desconoces, que me conocen,

que me hacen suya.

Aquellas que fueron en los minutos

creadas e inmortalizadas.

Las palabras te enterrarán.

Amargas a tu paladar cuando

trates de comerlas.

Desconocidas… anónimas…

Más conoces las ajenas, pero

no las que pudieron ser tuyas.

Te enterrarán estás palabras

una daga en el alma.

Aparentando orgullo en una felicidad falsa

que te acosará en tu rostro.

El mío se clavará en tu mirada,

como triunfo que no deseabas vivir.

El miedo que sentía desvanecerá

y será en ese minuto tuyo.

Yo te enterraré en las palabras.

Bookmark and Share

Alexandra Román Román es la autora de El valle de la inspiración y La dama de Israel: La historia de Judith. Trabaja en estos momentos en su segunda novela de ficción.

___________________________________________________________

Súspiro a una señora

Con seda blanca

arropa tu verdoso cuerpo,

protege tu desnudez,

tus sueños acompaña.

Le da perfume a tu piel.

¡Oh, preciosa virgen

en tu verdor desnuda!

Desde el olvido un beso

entregándote el corazón.

Se  aleja por tus jaldas

Te anhela en un suspiro.

 Tal y como pintor, plasma

una sonrisa en su palidez.

 

 

Bookmark and Share

Alexandra Román de Hernández es la autora de El valle de la inspiración y La dama de Israel: La historia de Judith. Trabaja en estos momentos en su segunda novela de ficción.

___________________________________________________________

¡Comparte con nosotros en Facebook!

Facebook Group/Mink

Te Amo

Te amo

Dos palabras perdidas en la oscuridad nocturna al pernoctar.
Susurradas al oído en un enlace de amor.
Entrelazadas en el carmesí carnoso de nuestras fauces.
Dos palabras que son catalíticos de la lumbre de tu epidermis.
Voces rítmicas que tún tunean en mi pecho.
Caminantes errantes a tu lado.
Feromonas que perfuman tu anatomía.
Dos palabras conjugadas por nuestras bocas.
Transcendentes, perpetuas, perennes.
El nudo de nuestro existir.

Este poema fue parte de la Gira Virtual de la novela El Valle de la Inspirción

Te amo

Te AmoDos palabras perdidas en la oscuridad nocturna al pernoctar.

Susurradas al oído en un enlace de amor.

Entrelazadas en el carmesí carnoso de nuestras fauces.

Dos palabras que son catalíticos de la lumbre de tu epidermis.

Voces rítmicas que tun tunean en mi pecho.

Caminantes errantes a tu lado. Feromonas que perfuman tu anatomía.

Dos palabras conjugadas por nuestras bocas.

Transcendentes, perpetuas, perennes.

El nudo de nuestro existir.