Letting go over coffee

¡Versión en español, aquí!

“I feel alone,” he said, a friend of mine who’s an amazing writer and artist on a partly cloudy day. We were having coffee, getting back in touch after a long time not seeing each other. “Is the lack of support of those around me,” he added sipping his coffee.

I smile, “I understand, I know.”

“Do they support you?,” he asked.

“In their own way, and I’ve learned to accept that.”

“I feel like I need their support and their approval. They love me, I love them, I support them.”

“Let go,” I answered. His face expression changed. “It’s hard. Is a process, a slow process that requires a lot from you; but, when you manage to let go, you’re at peace. That’s where you want to be.”

As writers this happens a lot, when we find ourselves on a crossroads, passing judgment on those around us. We think that because we support them in their goals, dreams… they have to do the same. “…do good, and lend, expecting nothing in return; and your reward will be great…” (Luke 6: 35).

LET GO! You don’t need their approval or support. If they decide not to share your journey, is their choice as is yours to go through that journey. Sincerely, you lose nothing, you lose it only if you care and give importance to it. For example, friends or love ones that are very close to you and don’t take the time to read your writing, or say yes and then keep telling you “I’m not yet finish, I haven’t found the time,” before even ask or think of doing so and it’s been two months since you share your work with them. It has happened to others and me and it will still happen. Think about it, their priorities, their way and view of life is very different from yours. Even your goals are different.

Is a slow process and it’ll take time for your brain to accept that truth, but is achievable. Embrace it and keep reminding yourself of your goals as a writer and as a family member.

My friend, after our talk and a walk around Old San Juan, was contempt and decided to let go. I sometimes struggle with it, for remission comes to torment the soul. I have my techniques to deal with letting go, whether be writing it on a journal or praying. The important thing is to LET GO so the writing process flows and your inner critics are silent and your relationships don’t get affected. Especially with those very close to you who are the ones that matter the most and give meaning to your life.

Be kind to yourself, dance every day, give thanks for one more day to create and write, and be tough with your writer self whenever you need to keep going. Always maintain a routine in writing and in everyday life to achieve your writing goals and those expectations you have in life.

Keep writing and thanks for reading!


Encarar mis miedos

Las resoluciones se crean como un bosquejo a seguir de los sucesos a proceder en un futuro incierto, inexistente e imaginario. Muchas llegan a concretarse, a transcender al realismo desde la imaginación donde fueron creadas; pero otras no se materializaron o no llegan a ese punto final para la conversión. De seguir los procesos, o establecer las fórmulas, para la realización de uno o mas de los objetivos, desatamos reacciones en cadena que afectarán nuestra vida y la de aquellos a nuestro alrededor- de forma positiva y/o negativa- y nos harán cambiar. Esos cambios, deseados o no, aunque la creación de la lista mundialmente famosa de las resoluciones es la obtención de cambios personales que nos lleve a un crecimiento que no solo está limitado al personal también al espiritual, son necesarios para que nuestra vida no transcurra de forma lineal. Necesitamos el crecimiento y que por lo menos hallan, como en las novelas de nuestros libros favoritos, ese caminar al punto culminante varias veces en el transcurrir del año.

image

Encarar mis miedos está en el noveno lugar de una lista de trece objetivos, algunos de ellos de corto plazo, otros de largo y algunos que no trascenderán al plano realista. Por supuesto, hay que tener todo tipo de categorías para que ésta no se quede plasmada en la obscura existencia de un papel engabetado. A base de ésta resolución, enfrento la extracción de mis cordales, no sé explicar el porqué el temor que para muchos es una cuestión tonta y sencilla, pero mi mente la registra de otra manera y las reacciones químicas de mi cuerpo afectan mis nervios.

Encarar mis miedo al rechazo. Uno muy común entre la raza humana. Es una de no aceptación o no admisión a algo o a alguien, que muchas veces lleva a sentimientos no deseados e inhumanos. Una palabra que es sinónimo de repudio . Mas no es ese rechazo el que me llevó a incluirla como sub-resolución de es novena. Es ese rechazo que experimentan esos humanos conocidos como creadores de historias, los escritores. No he dado un rechazo al miedo, lo llevo como compañero; al fin y al cabo, muchas veces, son las cosas que dan miedo las que debemos encarar y realizar, mas cuando se tiene progenie.

He recibido mi primer rechazo para “Ascensión Divina”. La frustración y la desesperación no me invadieron, tan solo la alegría plasmada en una sonrisa. Una confirmación de que voy por el camino correcto. La lista de rechazos siempre es larga comparada con esa de las aceptaciones. Se logran los objetivos, solo hay que tener paciencia y encarar los miedos. De eso en particular consiste el proceso para poder dejar que la paz y la felicidad por lo que se hace en la y por esa vida, sea fructífera aunque solo se realice una sola resolución.

¿Forma ésta parte de tu lista?image


Transformación de experiencias pasadas

La primera vez que vi su pálida belleza, tenía la edad de mi hija, doce. Fue en las navidades de 1989 en Boston, y, al igual que en ésta ocasión, visitaba familiares. La noche que nos dió la bienvenida a Connecticut, no era tan fría como aquella de veinticuatro años atrás. En ese recuerdo, su helado toque sobre la piel desnuda de mis juveniles manos  cortaba como filo de navaja, y fue entonces, que el desagrado por el frío nació en mí.

Era un tiempo diferente, una ciudad diferente, al igual que esos que me acompañaban. Cuando la noche me tocó con su frialdad al salir del aeropuerto  de Connecticut estas pasadas navidades, estaba preparada, pero no era mi estado el que me preocupaba sino el de mis hijos, que sonrieron exaltados y llenos de curiosidad, deleitados de ver rastros de lo que días atrás fue una blanca nieve. Yo, respiré profundamente, el aire frío llenó mis pulmones y el desagrado desvaneció. Con él marqué el principio de nuevas transformaciones en mi vida. Solo quedaba disfrutar de la primera experiencia invernal de mi descendencia y empaparme de recuerdos para una eternidad.

image

image

image

image

image

image



Sueños al azar

Lotería Nacional, España, 14-08-2004

Lotería Nacional, España, 14-08-2004 (Photo credit: Wikipedia)

La ilusión

“Cuando me pegue, me compraré…,” con ojos llenitos de ilusión, enumeró afanadamente los anhelos materiales con los que llenaría su vida. Le seguían los viajes turísticos, esos que ha hecho miles de veces en su mente, que revive al mirar las fotos y leer los artículos en las revistas de viaje. El cotejo del billete con los números ganadores le hace exclamar, “¡No me pegué! Será pa’la próxima.” Sus ojos aún guardan un diminuto destello de ilusión.

***********************************************************

El premio

Lotería, la grande,

pa’salir del hoyo.

Esperanza numérica.

Cotejo. Un rostro sombrío,

manos frías, un suspiro.

El filo corta y la esencia

de la vida fluye.

****************************************************

Desesperanza

“Juega la loto.” La frase como navaja de doble filo asesinó la esperanza anidada en su corazón. El deseo de una futura vivencia de un sueño trazado, donde la sonrisa juvenil de su progenie venía envuelta en exaltación.

¡Le enseñaré el mundo! Letra a letra se desvaneció la frase de orgullo maternal y despertó el oscuro sentimiento al lado del fraternal.


Marlyn Cruz-Centeno: “Desde la raíz” y “Pertencer a mi género es nacer culpable”

Marlyn Cruz-Centeno es escritora puertorriqueña. Sus trabajos han sido publicados en diferentes medios. Entre ellos, el semanario Claridad, la antología Cachaperismos 2010 y en la red. Colaboró como editora de la revista Corpóreo. Cursó talleres de escritura con las escritoras Yolanda Arroyo Pizarro y Mairym Cruz Bernal. Devora libros, se remoja en vino tinto cada vez que puede y no se imagina un mundo sin palabras.


Desde la raíz

la historia no se niega se asume
contradice la evidencia visual
a los libros de historia
(escasean los blancos puros
no importa lo que diga el censo)

se desbordan en la calle
una masa de cobrizos
sabores chocolate
color canela sudor mela’o
todos distinguibles a distancia

rizos afroantillanos
reconociendo salitre
archipiélago en viento
se acaracolan, acto reflejo

adn viaja en barco esclavo
rindiendo honor a la memoria
todo tiempo sobre puesto

una visión de medusa benevolente
descalza ante la historia
navíos antiguos
cargados de caderas anchas

historia desde la candencia
desde el innegable mapa del cuerpo
desde adentro
desde la raíz del pelo

©Marlyn Cruz-Centeno para el poema Desde la raíz. Todos los derechos reservados.


pertenecer a mi género es nacer culpable

mi mujer me abraza con desespero
trata de aplazar el abandono de su padre
la abrazo de vuelta sin saber si logro
aplacar esa deuda de afecto que ni siquiera es mía

hoy recorre las manos que uso para acariciarla
busca señas de violencia
a veces lo hace
me toca los nudillos mientras me mira fijo
rebuscándome trazos de amenaza que no tengo

en las noticias de las cinco reportan:
un hombre mata a su mujer y se asesina
otro abusa de su hija de  tres años

mi mujer me besa en la mejilla
antes de apagar el aparato que vomita los horrores
este mundo en nuestra sala

en la noche le pregunta a nuestra hija
si alguien la toca

pertenecer a mi género es nacer culpable
es cargar en la espalda los crímenes
de un conglomerado de hombres cobardes
yo también soy un cobarde
que hace el nudo de la corbata demasiado justo
al que le aprietan los zapatos cerrados
al que le sofoca la camisa de mangas largas de diario

haría todas las cosas necesarias  para aplacar el miedo de mi mujer
disipar el abandono de su padre
convencerla que no importa lo que muestre el aparato a las cinco
eso nunca le pasará

si tan solo supiera las palabras exactas
mientras tanto callo
regreso a la casa cada tarde como un hombre
hago lo único que sí me enseñaron
pongo el galón de leche en la nevera y la libra de café en la alacena

miro a mi mujer y a mi hija  cada vez que puedo las beso
porque hay tan poco que hacer aunque se quiera hacer tanto

©Marlyn Cruz-Centeno para el poema Pertenecer a mi género es nacer culpable. Todos los derechos reservados.


Para compartir con Marlyn puedes visitar sus enlaces:

Mi blog: Marlyn Cé (http://marlynce.wordpress.com/)
En Facebook: Marlyn Cruz-Centeno (https://www.facebook.com/marlyn.cruzcenteno)
En Twitter: @marlynpr (https://twitter.com/marlynpr)