Enrique Jiménez: Río Piedras / Zamanta de Jesús: Todo se vuelve una confusión

Su trabajo está cargado de imágenes impresionantes. Cual si se tratase de una secuencia de fotos, dichas imágenes de forma abierta y sin censura, muestran la parte más oscura del alma. Y es que en sus propias palabras: “La poesía debe ser una celebración del ser humano en una forma integral”, incluso revelando lo más escondido de la psiquis. De esta manera, toma el movimiento romántico del Medioevo y lo combina con la cultura popular moderna, dándole forma en un lenguaje sencillo, a una celebración del ser humano muy peculiar. Dicha celebración en los versos de Jiménez, se convierte en un carnaval gótico profundamente influenciado por escritores como Poe y Mata, en donde el dolor, la muerte e incluso el humor negro, se convierten en sus temas principales.


Rio Piedras

Rio Piedras
Que bueno es verte, en este oscuro y lluvioso noviembre.
En una plaza incierta con la memoria fresca.
Décadas de vivencias, vivencias contadas y las que viví de cerca.
Y desde la acera…
Oh, Rio Piedras querida quien te ve y no te recuerda.
Las historias de mi padre de lucha y sangre.
De una academia centenaria donde se dispararon con piedras y plomo.
Donde las botas de charol marcharon a su antojo.
Y desde el antiguo ROTC…
Oh, Rio Piedras querida quien te ve y no te recuerda.
Una explosión que causó conmoción.
Recuerdo los segundos inquisitivos en el salón.
La noticia de lo sucedido sacudió nuestra razón.
Pues yo caminaba por esa calle todas las mañanas, temblaron todas las ventanas.
Y desde la iglesia la Milagrosa que usaron como morgue…
Oh, Rio Piedras querida quien te ve y no te recuerda.
Las madrugadas en las tabernas.
Los vagabundos grandes sabios de los pisos y de las esquinas.
Entre insomnios desde el Boricua al Ocho de Blanco, alcoholizados en nuestras alegrías.
Y desde Santa Rita…
Oh, Rio Piedras querida quien te ve y no te recuerda.
En esta ciudad nació y creció mi Padre, mi primer beso, donde entendí la malicia, mi primer cigarrillo, Mi primer tatuaje, donde me asaltaron por tres pesos, mi primera obra de teatro, donde escribí mi primer poema, mi primera batalla.
Oh Rio Piedras… te quedaste con mis sueños y esperezas.
Tenías escudo y Bandera.
Todavía tus calles me esperan.
Y desde la calle Arismendi…
Oh, Rio Piedras querida quien te ve y no te recuerda.

©Enrique Jiménez para el poema Río Piedras. Todos los derechos reservados.



Esta poeta puertorriqueña se categoriza como una chica amplia y eso ha influenciado grandemente a su percepción en cómo expresa su prosa. Desde pequeña la literatura la tomó por “rehén y no me ha dejado ir. Tengo un hermoso hijo llamado Christopher (en honor a Christopher Robin de Winny the Pooh) y llevo casada once años a un hombre maravilloso que aunque en varias ocasiones no entienda mi poesía, apoya grandemente el desarrollo de ella.” Los temas que más explora en su poesía son el erotismo por parte de una mujer sexualmente dominante y el existencialismo.


Todo Se Vuelve Una Confusión…

No he soñado últimamente
Le huyo a las palabras que persisten en…
Las emociones que abarcan mi puerto
He empezado el libro y se me acabaron las páginas

Ya no se, que decir,
Me quedo callada o grito en silencio
Porque el exigir es un fracaso
y la esperanza una pérdida de tiempo.
Los días pasan y el miedo ya no reside en mi
Apatía que marcha en conquista de mi existencia
Todo se vuelve una confusión de noches y días
Ya no distingo los días y meses, pronto serán años
Tantas palabras y proclamaciones de fuerzas y amor
Cerraste mi libro sin pensarlo dos veces, solo fui
Un parpadeo en visión, peón sacrificado en jugada planificada
Es hora de reconocer las heridas
El momento de ver si me quedan refugios en mi mente.
Siendo devorada en la meseta de tu voz…

No; he soñado últimamente
Le huyo a las palabras que persisten en…
El vacío que adopta mis sueños
Entre musa y tinta he la raíz de mi pelea y condena
Observo que ha comenzado el libreto, pero, aún no tengo mi voz.

©Zamanta de Jesús para el poema Todo se vuelve una confusión. Todo los derechos reservados.

Enrique Jiménez IV, “Testimonium” / Jonatán Cuevas, “Amor”

Testimonium  
Por Enrique Jiménez IV

En la penumbra caminaba  en la acera de la arteria de la ciudad.
Con la cabeza pesada de pensamientos punzantes dejando  un trauma. 
Las lágrimas caían de mis mejillas retumbando en el suelo como meteoritos.
Pena dolida que daña todo el endocardio.
Agrietando en la profundidad de mi corazón, sumergiéndolo en la soledad de un leproso.
La presión del peso me hierve la piel y todo es doloroso.
A través de tu sacrificado, lanzo mi voz quebrantada al viento para invocarte.
En la noche horcante.
Solo quisiera mirar a los ojos abismales y enredarme en la lluvia de sus obscuros tesoros.
De su mundo absorberé lo prohibido.
Pido que mis labios sedientos prueben  sus escritos malditos.
Bailaré con su sombra de humo negro penetrando sus secretos en mi piel.
Con las palmas de mis manos me saciaré de cicatrices translucientes.
En el valle de la muerte exiliare el conocimiento de mi boca para todo aquel que sea digno de recibir tu poder contundente.
Sola Fides
Sola Scriptura
Sola Tenebrae.
Te imploro su presencia.
Le amaré y temeré cómo será para ti, más el doble este sentimiento con ansias.
Bendice mi pedido, que seré la voz de alarma del mundo que se esconde entre las sombras de lo oculto.
Encadenaré mi corazón para que la bondad  sea mi condena eterna.
Te reconoceré, no como saeta, sino como bala plateada que cuando corta el aire suspira con tu nombre.
Sola Fides
Sola Scriptura
Sola Tenebrae.
Et dabo tibi thesauros absconditos et arcana secretorum ut scias quia ego Dominus qui voco nomen tuum Deus Israhel

©Enrique Jiménez IV. Todos los derechos reservados.


Enrique Jiménez IV

El trabajo de Enrique Jiménez IV está cargado de imágenes impresionantes, cual si se tratase de una secuencia de fotos. Dichas imágenes muestran de forma abierta y sin censuras, la parte más oscura del alma. Y es que en sus propias palabras: “La poesía debe ser una celebración del ser humano en una forma integral”, incluso revelando lo más escondido de la psiquis. De esta manera, toma el movimiento romántico del Medioevo y lo combina con la cultura popular moderna, dándole forma en un lenguaje sencillo, a una celebración del ser humano muy peculiar. Dicha celebración en los versos de Jiménez, se convierte en un carnaval gótico profundamente influenciado por escritores como Edgar Allan Poe, Pedro Mata, Francois Ayel Sampellegrini y Horacio Silvestre Quiroga Forteza en donde el dolor, la muerte e incluso el humor negro, se convierten en sus temas principales. 

Puedes conectarte con Enrique Jiménez a través de su página en Facebook. También a través del grupo en el que participa el Colectivo de Poetas |Entre Líneas|.

 


 

Amor
Por Jonatán Cuevas

Ya llevas quince días,
siete horas y tres minutos.
En que estas en coma
y éste cuarto huele a luto.
Conectada a una maquina
que es la que te da vida
y mis ojos conectados
siento que son los que te la quitan.
Ya no vale derramar una lágrima, querida,
ya he llorado tanto y no sanas, no te alivias.
Lo que vale es actuar,
los milagros son cosa divina.
Ya me cansé de esto, de verte ahí tendida.
De sentirme como inútil,
ver como se escapa tu vida.
Y ahora adiós te digo, porque estas dormida.
Me dirás que soy cobarde,
preguntarás porque me fui.
Que al verte ahí tirada aproveche para salir.
Aquí tu explicación, espero me entiendas,
que para bien lo hice por ti.
Tu corazón ya era débil,
pocas horas ya quedaban;
tu familia se negó a donar sangre
toda la donada fue mía.
Mientras yo perdía vida
sentía que te la daba,
pero con un riesgo de morir
los dos en el intento.
Firmé mi desahucio,
doné mi corazón
para que en el acto
hicieran la transfusión.
No fue fácil convencer a los doctores,
abogados y al mundo entero.
Quizás reciba un castigo por suicidio,
tal vez, yo no lo sé.
Pero si tú sales con vida
y lees esto, yo diré… Amén.
No llores, no gastes por mí tus lágrimas;
qué mi corazón es fuerte
y hará fuerte tu alma.
Recuerda que te amo
y el amor me impulsó hacerte este regalo,
entiéndelo mi amor, TE AMO.

©Jonatán Cuevas.  Todos los derechos reservados.


Jonatán Cuevas

Joe Cuevas, como le conocen entre su círculo de amigos, comenzó como escritor y compositor a los 16 años cuando su familia atravesaba por una situación difícil. Su interés por la música le lleva a entonar melodías que se convirtieron en líricas para el género del rap. Sus letras son temas sociales y verídicos, pues a través de ellas desea llegar a los corazones de las personas y tratar de aportar algo positivo en ellas. “Es Dios quien me ha dado la fuerza y lógica para escribir cosas buenas y tratar de ser mejor persona”. En estos momentos este joven de veinticinco años estudia contabilidad y trabaja en su negocio de comida mexicana.

A través de su perfil en Facebook te puedes poner en contacto con Jonatán Cuevas y leer más de su poesía.



Bookmark and Share

¡Comparte con nosotros en Facebook!

Facebook Group/Mink