Arte Escrito Podcast: Episodio #42 La Historia de un Rechazo


Rating: 1 out of 5.

Creo, es mi entender, que todos los escritores hemos pasado por el proceso del rechazo. Es uno duro, que te jamaquea tus cimientos. Recientemente tuve uno con mi novela Obsesión, su manuscrito llegó a estar en las manos de un editor. Que tu manuscrito entero esté en las manos de un editor y sea leído es un gran logro. Hoy, si ya llegaste a la conclusión de cómo termina esta historia, te voy a narrar esa experiencia porque creo que es importante hacerlo. Todos como escritores hemos pasado por este momento y te voy a contar lo que sentí, lo que experimenté, lo que me llevé de este proceso para que, quizás, te ayude en el tuyo.

Episodio #42 La Historia de un Rechazo

Musica utilizada en el podcast: septahelix, Pyramid Folk, 2019 septahelix Licensed to the public under http://creativecommons.org/licenses/by-nc/3.0/ Verify at http://ccmixter.org/files/septahelix/59466

Episodio:

He escuchado que muchos escritores llevan con ellos la carta de su primer rechazo. Guardo mi primera carta de rechazo que nunca he vuelto a leer luego de haberlo hecho decenas de veces cuando a mí llegó. Esas palabras marcan la vida de un escritor para bien.

Nosotros le tememos a esas cartas que vienen dando un mensaje de no aceptación. De que nuestras historias no son para ellos y eso que hicimos la investigación necesaria para no meter la pata y que nuestras historias sean lo que esa editorial busca. Pero a veces, como les ha pasado a todos los autores que hoy día son famosos, nuestras historias serán rechazadas muchas veces. Escuchaste bien, serán rechazadas muchas veces.

Esos famosos escritores no se dieron por vencidos. No tiraron la toalla y dijeron esta historia no sirve, es una basura. Quizás se enojaron, quizás lloraron, se decepcionaron porque creían, como tú y yo, que la historia era una que iba a ser perfecta para esa editorial, que era lo que tanto estaban buscando. No fue así la mayoría del tiempo. Sí, al final a esos auotores famosos les llegó su día y encontraron a esa casa editorial o agente literario que les abrió los brazos y le aceptó. Pues nuestro día está por ahí a la vuelta de la esquina, esperando por nosotros a que no nos demos por vencidos y lleguemos a él.

Te voy a contar sobre mi último rechazo. Resulta que participé de una convocatoria para hacer un pitch o una presentación super breve de mi historia a un editor. Sin nada que perder y buscando una casa para Ascensión Divina para su traducción en inglés, lo hice. Creé el pitch perfecto, bueno a mí me fascinó tanto que lo voy a seguir utilizando para promociones y cartas de presentación para editores.

Resulta que a un editor le gustó y me pidió le enviara una carta de presentación de la historia o query letter. En esta debía incluir mi información personal, el número de palabras que tiene Obsesión, un resumen de lo que se trata la historia, una pequeña bio mía y, claro añadí que ha sido auto publicada en español.

Durante este proceso estaba emocionada, pero cautelosa. A muchos autores que han autopublicado sus historias no le dan oportunidades a menos que haya vendido miles y miles de copias. Y a pasado, así que atentos que todo puede pasar. Mas volviendo a ese momento en que emocionada escribía la carta.

Te cuento que sí pensé, y la creé en mi mente, esa bolsita de rechazo, por que algo me seguía repitiendo que no la aceptarían. Mas al mismo tiempo estaba contenta de haberme atrevido a realizar cosa sin igual. Algo que a veces pensaba, y no quise realizar por miedo al que dirán, al rechazo obviamente, en que la historia se quedara allí en mi computadora y mis páginas de investigación y en las cientos que escribí a mano, que era un imposible y perdida de tiempo. No sabes cuantas veces me he repetido que no soy buena escritora, que mis historias no valen la pena ser contadas. Esas palabras me han quitado tanta energía y tiempo para crear y atreverme a hacer.

Se la leí a mi esposo y se la envié a una amiga escritora para que verificaran la carta de presentación que estaba ansiosa por enviar. Amé el proceso de escribirla. Me lo gozé y de confieso que aprendí mucho con ese proceso agotador y estresante y divertido. Me ayudó a crecer como escritora.

Envié la carta y me dije a mi misma que la olvidara. No, no la olvidé y entraba al email deseosa de recibir noticias. Sabía que el proceso sería largo, pero nunca pensé que fuese en una semana, que casi no ocurre, que llegara la contestación a mi email. Al editor le gustó y deseaba leer el manuscrito en inglés si lo tenía. Si no, que se lo enviara en español.

Mi corazón palpitaba fuertemente y al siguiente día me puse a trabajar en arreglar el manuscrito. ¿No lo tenías listo, Alexandra? Entonces, ¿cómo fue que publicaste? El manuscrito que vas a enviar a un editor o agente literario no es el mismo que ese que usas para publicar. Conlleva una estructura diferente como poner tu nombre en el header del documento junto con el nombre de la historia y la página. Los capítulos deben comenzar en una página nueva y en el centro de esta. La página de portada, si la deseas llamar así, debe llevar tu información y la de la historia. Toda la historia debe estar a doble espacio en times new roman y tamaño 12. Y eso hice.

La adjunté al email, hice una oración pidiéndole a Dios fortaleza y sabiduría para aceptar lo que llegara de regreso. Y nuevamente me dije a mi misma que olvidara la cuestión. Que no estuviese metiéndome en el email treinta veces al día. Que el editor lee manuscritos todos los días y tu respuesta, cualquiera que fuese llegaría en varios meses.

Sabes que no me hice caso. Verifiqué a sabiendas que al otro día y tres días después no iba a llegar la respuesta. Mientras me entretuve escribiendo Ascensión Divina 3 y de vez en cuando me imaginé la vida de la mano de un editor. Soñando despierta. Me enfoqué en Arte Escrito Podcast y activé el mami mode en high para mantenerme ocupada y a la jardinera frustrada en mí para rellenar esos espacios de ocio y no pensar en la posible respuesta.

Llegó. La leí cuando entré por casualidad a mi email para verificar algo. En ese momento no estaba esperando la respuesta, me había olvidado de ella. Mas allí estaba mientras compartía con las madres de esgrima. En vez de esperar, la abrí y en una oración cordial y deseando lo mejor para mí y mi historia, el editor me notificó que Obsesión no era para la editorial.

Les escribí dándole las gracias por la oportunidad y deseándole lo mejor al editor y a la editorial. No se pueden cerrar las puertas.

Preparada estaba para ese momento, pero como todo, tocó fuerte. Sí, la desepción se hizo presente. Una amiga a la que le escribí compartiendo la respuesta me dijo que llorara un ratito, que lo sacara del sistema y comiera mantecado de chocolate. Sí, lloré en el baño donde no me viera nadie. Comí una barrita de chocolate que tenía en la nevera esperando por mí. No escribí al otro día, rechazando esa parte de mí.

Mi amiga escritora me dio palabras de aliento y me dijo que continuara. Eso hago y comencé a analizar todo ese proceso que he llamado uno de crecimiento. Me di cuenta que si casi llego al otro lado, debe haber un espacio para Ascensión Divina y sea tomada y traducida al inglés y llegue más lejos de lo que ha llegado, como debe ser porque creo que esta historia es una buena, fuerte, única, original y debe llegar a más lectores.

Guardé la carta, el email, en el sobre correspondiente. Ahora me encuentro en el proceso de enviar a otras editoriales. A ser nuevamente atrevida, a realizar un acto de valentía. Las cartas de rechazo son parte de lo que como escritores somos. Ve y lee las historias de los famosos autores y busca cuantas veces sus historias, ahora famosas y conocidas mundialmente, fueron rechazadas. La mía no ha llegado aún a ese número, pero le debo dar la oportunidad, ¿no? jajaja.

No es fácil no ser aceptado y es bueno llorar y sacárselo del sistema. Respirar profundamente, meditar u orar, y continuar luchando y dar gracias por esa experiencia que nos ha hecho madurar, crecer, nos ha fortalecido. No son ellos ni eres tú. Sino, que no eran compatibles. Pero algo en Ascensión Divina había que le llamó la atención, y algo que no iba con la línea de la editorial. Así que voy a continuar porque me lo debo, y se lo debo a esa historia que ha sido parte de mi vida y a enamorado a muchos lectores.

Lo mismo te digo. No va a ser fácil cuando llegue ese rechaso. Pero te pido que no te des por vencido. Sigue. Poco a poco, paso a paso se llega a la meta. Mientras date amor, pero mucho amor y rodeate de personas que te van a apoya y a consolar en tus momentos vulnerables. Estas cosas en la carrera de un escritor van a pasar, son parte de nuestra profesión, pero no nos definen, sino que nos fortalecen así como hicieron tantos escritores famosos que pasaron por lo mismo.

Yo no soy famosa, ni deseo serlo, solo deseo que mis historias sean leídas porque creo en ellas. Así que continúo con más fuerza ahora.

Y esta ha sido una historia de un rechazo.

En este momento deseo mencionar a mi auspiciador Tazas y Portadas y agradecerle por el apoyo que siempre le ha dado a mis historias y a mi persona. Tazas y Portadas es una hermosa librería en Hormigueros, Puerto Rico donde puedes conseguir el libro de tu autor puertorriqueño favorito e internacionales. Allí puedes conseguir Dictamen, porque creo que se agotó Obsesión. Si no puedes visitarles físicamente, visita su página web tazasyportadas.com.

Déjame saber que piensas de este episodio, déjame leerte en los comentarios. No se si has pasado por un rechazo al igual que yo y deseas compartirlo con otros para darles ánimo. No deseaba hablar de esto, pero es importante hacerlo para inspirar, crecer, y sanar.

Nunca pierdas un episodio

Suscríbete en cualquiera de tus plataformas favorita y a este blog para notificaciones