Las recetas de Obsesión que tienen salivando a los lectores


¿Qué me han pedido? Un libro de recetas y no tengo nada de cocinera por las venas. Sí cocino, pero jamás al nivel de seducir al paladar. Les confieso que mi famila se impresiona cuando cocino algo y no lo quemo.

Así que te puedes imaginar que lo menos que pensé al escribir Obsesión, era que entre las reseñas hubiese mención de la cómida que presento como parte de la cultura y la vida cotidiana de la historia. Cada vez que las leo, sonrío y doy gracias por lo grandioso de la imaginación porque en la realidad soy un desastre en la cocina.

Incorporar los alimentos en la historia lo encontré esencial. Es parte de nuestra vida, nos nutre, nos sentamos a conversar mientras cenamos y bebemos. Uno de los capítulos de Obsesión revuelve alrededor de una cena que la antagonista utiliza para seducir a un personaje.

A petición de Iyeguá se sentaron a la gran mesa redonda en caoba que descansaba sobre una alfombra de una sola pieza… El primer plato fue servido, una crema de yautía…

Servido fue el segundo plato, una ensalada verde fresca con tomates, semillas de girasol, granada y ralladuras de queso. Iyeguá miró a orokoel Alnairu y él, arqueando su ceja asintió al detalle de esta, pues era la forma en que prefería comer su ensalada.

El contacto fue interrumpido con el servicio del plato principal, el favorito de ambos: chillo asado para él acompañado de yuca hervida y salteada con pimientos. El aroma de la comida seducía al paladar invitando a manjar la exquisitez colocada frente a ellos.

Fragmentos del Capítulo 12, Aliado del Pasado, Obsesión.

Crear una cultura nueva involucra no solo tradiciones, lenguaje, vestimenta, arquitectura, rituales, también cómida.

Los alimentos dicen mucho sobre la historia y sus personajes. Del mundo en el que viven. Los taínos tenían una dieta que consistía en yuca, batata, yautía, pescado, frutas como la piña, la guayaba y la guanabana, entre otros. Es una rica que vive en la dieta puertorriqueña que ha sido mezclada, como nosotros fuimos, con la africana y española. En Obsesión es lo mismo.

En el suelo estaba la cena servida sobre yaguas y platos de higuera y cerámica. La cena consistía de pescado, iguana y hutía asada, cazabe, un sancocho de viandas condimentado con ajíes y recao. Así como una variedad de frutas como piña, lechosa y guanábana.

Fragmento del capítulo 28, La Huída, Obsesión

Utilicé alimentos que se encuentran en la dieta taína y la criolla que fuesen confeccionados como lo harían los taínos. Uno importante lo era el casabe. Un pan de yuca delgado y crujiente de forma circular que hacían sobre un buré. Puedes servirlo con sopas, de desayuno con café, con mantequilla de maní, como más desees.

Como no sé cocinar casabe, te busqué una receta del portal Cocina Dominicana que voy a tratar esta semana a ver como queda y espero no quemarla.

¿A quién le gusta un BBQ?

¡A mí y a todos los que conozco! Lo llevamos en la sangre. Fueron los taínos los que nos heredaron lo de asar los alimentos en la barbacoa.

Me pidieron una receta, esto les doy

Después que veas este vídeo, saca tu barbacoa (bbq en inglés, pero sigue siendo una palabra taína) y haz un chillo asado condimentado con sal, pimienta, ajicitos y recao como el del capítulo 12 de Obsesión. Acompañalo con yuca y yautía hervida en agua salada. Luego te sientas a jugar dóminos y te das el trancazo de pitorro como también hacen en Obsesión. El favorito de Iyeguá, la antagonista de la novela, es el pitorro de tamarindo.

En este próximo vídeo podrás ver o tener una idea de cómo los taínos y los personajes de Obsesión cocinan sus alimentos. ¡No se te olvide hacer el casabe!

Nuestros taínos nos dejaron una hermosa herencia culinaria que me tomé a la tarea de hacer parte de Ascensión Divina. Era necesario y estoy contenta de que ustedes estén obsesionados con sus comidas. ¡Gracias!