Obsesión en Tazas y Portadas


El pasado 25 de enero, sí hace un mes, tuve mi segunda experiencia de presentar a una hermosa comunidad de lectores mi libro Obsesión. No está de más decir que estaba nerviosa y durante el viaje de dos horas y medias hacia Hormigueros, practiqué mis notas. Miraba la costa norte y la disfrutaba. Usualmente nos vamos por la ruta que cruza las montañas de Cayey y termina en Salinas para continuar por toda la costa sur. El sur de Puerto Rico tiene sus encantos, el sol es como más intenso y el azul del mar Caribe es mágico. Por la costa norte de Puerto Rico que es mi costa, donde vivo y que disfruto a dirario, el paisaje es uno encantador. Una ruta que tiene otra sensación, que es marcada en varios de sus puntos por montañas que se desparraman en valles. Largas son ambas rutas, pero en cada una de ellas dejo un suspiro, una sonrisa, un agradecimiento de haber nacido en esta tierra que es única y mágica y llena de historia.

Llegué a Tazas y Portadas alegre, nerviosa, con el corazón que me saltaba de la emoción. Miré el lugar acogedor y del que siempre emana serenidad, y respiré profundamente. Me solté, me dejé ir y me integré al espacio en el que presentaría a Obsesión para enamorar aquellos que lo están leyendo y a los curiosos que se dieron la vueltita.

Una tarde mágica fue lo que viví allí en Tazas y Portadas. Aquellos presentes me hicieron sentir especial, que esto de ser escritora y contar historias vale la pena. Lo digo porque he tenido mis dudas, soy humana al fin y al cabo. Caigo en las redes de la duda. No recordaré el nomre de todos allí presentes con los que compartí, pero recuerdo sus rostros y los llevo en mi corazón, así como esos qeu me acompañaron en mi primera presentación.

Lo que le dio un toque maravilloso fue el poder conocer a dos hermosas escritoras, Sarah, autora de Sildarus, y Michelle, autora de Dalia. Dos seres espectaculares y amorosas mujeres.

Gracias a Liz y María por la oportunidad y compartir su mágico espacio conmigo. Y a continuación les dejo un repertorio de fotos de ese día. Un abrazo, mis amores.