Taller Online para el desarrollo literario de los sentidos: el tacto


El último de los sentidos a trabajar en el Taller Online para el desarrollo literario de los sentidos lo es el tacto. Debemos recordar que no es lo mismo utilizar nuestras manos para los quehaceres diarios que utilizarlas para sentir. Veamos el porqué.

Frío, caliente, suave, áspero… son algunos ejemplos que podemos sentir a través del sentido del tacto. El poder detectarlos se debe gracias a los puntos de presión que existen en toda la piel, pero en particular en las manos. Ray Lotka nos explica que estos “se hallan dotados de una sensibilidad extremadamente notable. Gracias a ello, nos es posible notar una presión hasta de un gramo y cuarto por milímetro cuadrado. La sensibilidad de estos órganos barestésicos permite la percepción de cualidades muy diversas.

El sentido del tacto prácticamente actúa en todas las partes del cuerpo, pero su precisión es notablemente mayor allí, donde es precisa la mayor facilidad de los movimientos corporales, en especial manos y dedos.

Más aún, e interesantemente, “el sentido del tacto nos permite apreciar las sensaciones externas de frío, calor, presión, textura, vibración, cosquilleo, así como el peso que sostenemos, la fuerza que nuestros músculos ejercen, etc.

Desde la vida intrauterina el feto es capaz de responder a estímulos táctiles como chuparse el dedo.

El sentido del tacto es sumamente importante para todo ser humano. El sentido del tacto nos permite disfrutar de una caricia, los cálidos rayos del sol, el fresco viento, y un sin fin de sensaciones agradables. Y nos protege contra sensaciones que nos pueden causar daño o dolor, denominados nociceptores.

El sentido del tacto es tan sensible que, aún teniendo los ojos cerrados, podemos identificar objetos, texturas, temperaturas, etc.” (Como funciona el sentido del tacto)


Estimulación táctil

Cuando cursamos la escuela elemental, una de las enseñanzas es aprender sobre las diferentes texturas que el mundo posee y poder identificarlas. Nosotros no buscamos identificarlas ya están en nuestra memoria, por tal las sabemos. Lo que deseamos es poder describirlas de manera que nuestro lector pueda reconocerlas cuando lea las descripciones en nuestra escritura. 

Para estimular el sentido del tacto, ve despacio, saca tiempo para percibir y analizar. Al tocar una superficie, al sentir una cambio en la temperatura, o quizás, experimenta como se siente la pintura en tus manos, la tierra, la plasticina…

¿Cómo describirías la viscosidad de la miel, lo áspero de la arena, la suavidad de tus sábanas de algodón, la tierra mojada bajo tus pies?

No solo escribas lo primero que te viene a la mente, describe con lujo de detalle en esa superficie lisa del papel que espera impaciente por tu suave roce. Te aconsejo lo hagas a mano, no uses la computadora- ese puede ser otro ejercicio donde puedes narrar cómo se sienten las teclas bajo tus dedos-, pero por ahora usa lápiz y papel.

Narra, y deja fluir tus ideas. Luego que termines, lee lo que escribiste sin arreglar nada por el momento. Guárdalo aparte que, tal vez, en el futuro lo puedas utilizar para una historia. Solo recuerda narrar tus experiencias, no explicarlas en varias palabras, porque la meta es estimular al ser creativo y describir es uno de sus dones.


 

Repasar los sentidos

Nos hemos aventurado, en este Taller Onine para el desarrollo literario de los sentidos,  en el mundo de los cinco sentidos y aprendido a sacarle provecho para nuestra escritura al estimularlos a través de ejercicios simples. Te dejo, por si no los has visitado o si deseas leer el artículo nuevamente, los enlaces de los sentidos:

  1. Audición, en la que aprendimos a escuchar que no es lo mismo que oír
  2. Vista, en la que aprendimos a observar y no solo a mirar las cosas
  3. Olfatoaprendimos a percibir los olores
  4. Gusto, en este nos deleitamos con los sabores 
  5. Tacto, sentimos para poder describir las texturas

 


 

He sido toda mi vida una víctima de mis sentidos – Giacomo Casanova

Los sentidos nos hacen mejores escritores y estimularlos no facilitará el proceso creativo. La práctica hace al maestro y nos ayuda a perfeccionar nuestro talento. 

Hasta la próxima, nos leemos pronto.

520sentidos1
Nada hay en la mente que no haya estado antes en los sentidos – Aristóteles

Deja tu comentario, comencemos un diálogo. / Leave your comment, let´s start a conversation.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s