Un desayuno para la gente brava y buena


Dos tazas de café para despertar el alma, pero cuando la hambruna desierta en el estomago y lo primero que tus ojos ven es una plateada guagua con grandes letras rojas que dicen Lechonera… ¿Tengo que decir más? No, solo hay que observar la foto, que admito no fue tomada con mi súper cámara, sino con mi celular.

Al ver la lechonera mis labios murmuraron “¡Mmmm, cuerito!” Una voz sexy y varonil, por supuesto la de mi esposo, preguntó, “¿Quieres lechón?, sé de un lugar que lo hace bien bueno.” Emocionada y sonriente, le di una respuesta afirmativa. Entonces, dejamos para luego la compra en el supermercado, y nos fuimos de “road trip”.

“La aldea del flamboyán”, como se llama, tiene antesala la playa, y le cubre como cobertizo varios flamboyanes rojos, por ende su nombre. Dos áreas de comida cerca de la entrada, que es una jalda que lleva al rústico y humilde lugar lleno de vida y naturaleza, te da la bienvenida con su aroma único. Cuatro casas de madera se ubicaban al fondo como una típica ilustración del campo borinqueño, en donde gallos y patos corren libres.

Me quedé en el auto con los chicos observando a los animales domésticos y a la iguana –que están arrasando con las áreas costaneras, en especial las de Toa Baja por la presencia de manglares- que se deleitaba comiendo un mango. El sitio, como siempre, estaba lleno de gente. Digo como siempre, por que cada vez que paso por esa carretera que va camino a Dorado, le miro de reojo y cuestionándome que les trae ahí.

Cuando llegó la comida mi boca se hizo agua, y solo pensaba en la hartera que me iba a dar sin tener idea alguna de la exquisitez que tenía en mi presencia. Desde reyes no había probado una carne de cerdo tan suave y en su punto como esa acompañada por un crujiente cuero, que hace olvidar a cualquiera sus preocupaciones de colesterol.

Las morcillas, las que mi hijo de dos años devoró por vez primera y volvía por más, no estaban ni muy picantes ni saladas. Eran suaves al paladar. El arroz con gandules estaba delicioso y me transportó a las tardes navideñas en los campos de mi pueblo ancestral, Aibonito. No se me olvidan los tiernos guineítos… ¡Ah, qué más puedo añadir! Sin añadir que esto fue tan solo un delicioso desayuno a medio día, y que únicamente un Boricua se atreve a comer.

 Bookmark and Share

Alexandra Román de Hernández es la autora de El valle de la inspiración y La dama de Israel: La historia de Judith. Trabaja en estos momentos en su segunda novela de ficción.

___________________________________________________________

¡Comparte con nosotros en Facebook!

Facebook Group/Mink

4 thoughts on “Un desayuno para la gente brava y buena

  1. !Qué bueno está eso! no se acordaron de titi-madrina. Nada es broma. pues tu sabes que me encanta mi comida típica de mi país, Puerto Rico. De Alejandro no me toma por sorpresa porque el se come hasta las piedritas, por decir algo, él tiene buen paladar espero que siga así que no sea místico con la comida.

    Los quiere muchos, Tataíta

  2. LOL! Me encanta!

    Tienes toda la razón sólo un boricua se desayuna así! Nada mejor que levantarse a las 10 am y para que desayunar si casi hay q almorzar? Mejor comerse un desayuno-almuerzo y navideño pa completar.

    Mmmm cueriiitoooo….

    Btw mi papa me llevaba a comer ahi aaawww jeje

Deja tu comentario, comencemos un diálogo. / Leave your comment, let´s start a conversation.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s